08 julio, 2011

Los osos polares modernos descienden de los osos pardos irlandeses

Los osos polares (Ursus maritimus) es tal vez la especie más susceptible al cambio climático debido al rápido deterioro de sus hábitats naturales —el Ártico. Con el fin de desarrollar estrategias de conservación para esta especie, el cual involucra un programa de repoblamiento, un grupo internacional de científicos liderados por el Dr. Ceiridwen J. Edwards de la Universidad de Dublin (Irlanda) han descubierto que el ancestro maternal de todos los osos polares modernos es un oso pardo irlandés (ahora extinto) según un artículo publicado hoy en Current Biology.

polarbear7

Si bien los osos polares y los osos pardos actuales son sumamente diferentes en términos del tamaño corporal, color del pelaje, tipo de piel, estructura de los dientes, comportamiento, y muchas otras características más; se ha observado que estas dos especies se han cruzado y mezclado reiteradas veces durante los últimos 100,000 años, es más, actualmente se han reportado casos de híbridos naturales en Canadá y en algunos zoológicos, generando descendientes fértiles, lo que indicaría que estas dos especies tienen una historia evolutiva bastante cercana.

Estudios previos ya habían demostrado que los osos pardos han contribuido con material genético mitocondrial —los cuales se heredan exclusivamente por línea materna— a los osos polares, pero hasta ahora no se sabe cuándo y cómo ocurrió eso, aunque ciertos investigadores sugieren que el ancestro maternal de los osos polares modernos vivió en Alaska hace tan sólo 14,000 años.

Para dar una respuesta definitiva a esta interrogante, Edwards et al. recolectaron el material genético de 242 osos de 14 diferentes localidades. Dentro del material colectado se encontraban muestras de fósiles de osos polares que vivieron hace 8,000 años, así como también, muestras de osos polares modernos. Además lograron colectar muestras de 23 fósiles de osos pardos irlandeses encontrados en distintas cuevas de la isla para obtener una historia evolutiva de los últimos 120,000 años y determinar en que momento se fijó el ADN mitocondrial de los oso polares modernos.

Al comparar las secuencias genéticas, Edwards et al. encontraron que el ADN mitocondrial de los osos polares modernos se fijó en la población hace unos 50,000 años, justo en antes —o durante— el pico máximo de la última glaciación. Lo más resaltante de este descubrimiento fue que el los osos polares modernos compartían gran parte de su ADN mitocondrial con el de osos pardos irlandeses, los cuales se extinguieron hace unos 9,000 años, sugiriendo que estas dos poblaciones de osos —los polares ancestrales y los irlandeses— estuvieron en contacto durante mucho tiempo antes de la desaparición de estos últimos.

Los investigadores sugieren que fueron los cambios climáticos —glaciaciones y calentamientos globlales— los que favorecieron la hibridización entre estas dos especies de osos. Por ejemplo, durante los periodos cálidos, los hielos se derretían y los niveles del mar aumentaban, forzando a los osos polares a permanecer más tiempo en tierra firme buscando alimento. Es en este momento donde se topaban con poblaciones de osos pardos que habitaban la isla irlandesa y se mezclaban. Nuevamente, cuando regresaba los periodos fríos, los osos polares regresaban a los casquete polares. Durante las épocas frías, los osos pardos se acercaban a los territorios de los osos polares y las poblaciones se mezclaban. Esto ocurrió reiteradas veces en los últimos 120,000 años.

Por esta razón, los biólogos conservacionistas están evaluando la posibilidad de conservar, no sólo a los osos polares, sino a los híbridos con los osos pardos, ya que según la historia evolutiva de los osos, los híbridos fueron importantes para el mantenimiento de la especie. Sin embargo, ahora quedaría por analizar el genoma nuclear, el cual pasa a los descendientes tanto por línea materna como paterna, para determinar en que medida afecta la hibridización a la diversidad genética, algo fundamental cuando se plantean estrategias de conservación.


Referencias:

Edwards, CJ; et al. Ancient Hybridization and an Irish Origin for the Modern Polar Bear Matriline. Current Biology. doi: 10.1016/j.cub.2011.05.058 (2011).

Vía | PhysOrg, Science NOW & WiredScience.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...