27 julio, 2011

Archaeopteryx—de un ave parecido a un dinosaurio a un dinosaurio parecido a un ave

Esta es una noticia que ha remecido el mundo de la paleontología [puedes ver la cobertura aquí, aquí y aquí] y es que resulta que el Archaeopteryx, quien hasta el día de hoy era considerada como la más antigua y primitiva de las aves, dejó de serlo ya que un grupo de científicos del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología en Pekín (China), liderados por el paleontólogo Xing Xu encontraron y describieron un fósil muy relacionado con Archaeopteryx y Anchiornis, el cual reveló que estas criaturas se asemejaban más a los Velociraptor y Mocriraptor [Deinonychosauria] que a las aves primitivas según un artículo publicado hoy en Nature.

Xiaotingia

El primer espécimen de un Archaeopteryx fue encontrado en 1861 en Bavaria, Alemania. Desde el día de su descubrimiento —menos de dos años antes de la publicación del Origen de las Especies de Darwin— fue considerado como uno de los símbolos de la evolución ya que su morfología similar a la de un reptil pero con plumas sugería que era el intermediario evolutivo entre los dinosaurios a las primeras aves. Esto sumado a que sus dedos terminan en garras, una cola larga y huesuda y una cabeza con mandíbulas dentadas daban por sentado que lo era.

Con los años, el Archaeopteryx pasó a ser una celebridad y la piedra en el zapato de los creacionistas —que por esa época abundaban. El Archaeopteryx se convirtió en parte central de debates, no sólo científicos, sino también políticos y educativos ya que se empezaron a establecer los primeros procedimientos legales para la enseñanza de la evolución en los colegios públicos. Además, el Archaeopteryx fue como la guía de los científicos para saber —o mejor dicho, entender— como aparecieron las aves, tal como lo demuestra el artículo “Archaeopteryx, the oldest known bird” publicado en 1976 por el famoso paleontólogo John Ostrom, quien fue el primero en establecer seriamente los orígenes evolutivos de las aves en el Archaeopteryx. En realidad, todo lo que sabemos acerca del origen de las aves viene de manos del Archaeopteryx.

Los fósiles que descubrieron Xing Xu y sus colaboradores corresponde a una especie conocida como Xiaotingia zhengi el cual fue encontrado en la provincia de Liaoning (China), lugar donde anteriormente se han encontrado una gran variedad de fósiles muy característicos —la mayoría de dinosaurios emplumados. Si bien el origen del fósil del Xiaotingia es un poco incierto —fue comprado a un coleccionista— todo indicaría que fue extraído de la Formacion Tiaojishan y por lo tanto dataría de hace unos 155 millones de años, en el periodo Jurásico Superior o Tardío. El fósil tiene el tamaño de un simple pollo y no es tan impresionante como el Archaeopteryx.

Xiaotingia_fossil

Cuando se analizan este tipo de fósiles se suele confundir a los dinosaurios parecidos a aves —los Ovirraptorosauros y los Deinonychosauros (incluyendo a los troodontidos y los dromaeosauridos)— de las aves parecidas a dinosaurios —los Aviales (y hasta el día de hoy, el Archaeopteryx, que en la página de Wikipedia pueden ver que aún está dentro de los Aviales). Los Deinonychosauros y los Aviales comprenden un grupo conocido como los Paraves, los cuales se encuentran más distantes de los Ovirraptorosauros.

Cuando caracterizaron al Xiaotingia e hicieron la reconstrucción filogenética —elaboración del árbol evolutivo en base a la similaridad de características compartidas [las características pueden verse en la información suplementaria]— observaron que cuando se lo incluía, la topología del árbol cambiaba drásticamente. No sólo Xiaotingia Anchiornis y Archaeopteryx formaban un mismo grupo, sino que éste último salía del grupo de los Aviales, en otras palabras, no formaba más parte del grupo de las aves primitivas, así que no era el intermediario entre los dinosaurios y las aves. Después de todo lo que dijimos en los primeros párrafos, ¿ven el remezón que da este descubrimiento a la paleontología y, por qué no, también a la evolución?

tree-aves

Cuando los investigadores volvieron a hacer la reconstrucción filogenética, con los mismos datos pero sin incluir a Xiaotingia, nuevamente el Archaeopteryx regresaba al grupo de las aves. Así que la importancia de este descubrimiento va a dar que hablar mucho en los próximos días.

Los que hemos estudiado algo de elaboración de árboles filogenéticos y evolución en la universidad sabemos que los métodos usados para hacer reconstrucción filogenética en base a características morfológicas muchas veces no son las más indicadas y por eso es mejor recurrir al análisis genético. Pero cuando se habla de fósiles de tantos millones de años es imposible obtener un tejido fresco de donde obtener el preciado ADN. Sin embargo, como la distancia evolutiva entre una especie y otra, así como el tiempo que los separa hace que los caracteres morfológicos sean los más indicados para realizar este tipo de trabajos.

De acuerdo a Xing Xu y sus colaboradores hay características encontrados en estos fósiles que los emparentan mucho con el Archaeopteryx y Anchiornis, tales como los huesos de los dedos medio y meñique extremadamente largos, una fúrcula con una sección transversal en forma de L, comparten un hueso de la cadera bastante distintivo y ambos tienen un gran agujero por encima de sus narices, la cual no está presente en las aves y otros dinosaurios. Las otras características que supuestamente hacen que Archaeopteryx esté dentro del grupo de las aves —plumas, una fúrcula larga y antebrazos fuertes— también esta presente en los Deinonychosauros.

Así que, en base a estos resultados, las aves más primitivas que hasta ahora se conocen serían los Epidexipteryx, Jeholornis y Sapeornis y no hay que sorprendernos si este árbol filogenético vuelve a cambiar ya que con el descubrimiento y caracterización de nuevos organismos, así que si quieres ser paleontólogo ten por seguro que hay infinidad de cosas nuevas por descubrir.


Referencia:

ResearchBlogging.orgXu, X., You, H., Du, K., & Han, F. (2011). An Archaeopteryx-like theropod from China and the origin of Avialae Nature, 475 (7357), 465-470 DOI: 10.1038/nature10288

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...