12 febrero, 2011

El lago Vostok se resiste a revelar sus secretos


En la Antártida (Polo Sur) se encuentra enterrado bajo 4 kilómetros de hielo, un lago sub-glacial que ha permanecido aislado por al menos 14 millones de años. Debido a estas condiciones, el lago se debe encontrar sobresaturado de oxígeno —unas 50 veces más de lo que se puede encontrar en un lago típico de nuestros días—, convirtiéndolo en un ambiente único para encontrar extrañas formas de vida que pudieron haber evolucionado lentamente o en especies completamente diferentes a las que hoy conocemos.

Desde el año 1990, el Instituto de Investigación de la Antártida y la Antártica en San Petersburgo (Rusia), han empezado a horadar un agujero que les permita alcanzar dicho lago para poder investigarlo. Sin embargo, en muchas ocasiones el proyecto fue detenido debido al miedo de contaminar este ecosistema único en el mundo. En 1998 el miedo fue tal que el agujero excavado en 8 años fue cerrado completamente.
El miedo es justificado, cualquier partícula o microorganismo que pueda alcanzar esta zona que ha permanecido imperturbada por más de 14 millones de años, es una grave amenaza a lo que podríamos encontrar ahí. Si no se tiene la tecnología capaz de evitar esta contaminación es mejor no hacerlo, tal vez dentro de unos años sí seremos capaces de estudiarlo a profundidad sin causar daño alguno y volver a cerrarlo para las futuras generaciones.
Sin embargo, un grupo de investigación ruso ha conseguido la autorización de la Secretaría del Tratado Antártico —ente responsable de velar por el cuidado de este gélido lugar— gracias a la técnica que desarrollaron para que puedan tomar muestras del lago sin llegar a contaminarlo.

La técnica es bastante sencilla. Una vez que el agujero alcance el lago Vostok, la presión contenida en él propulsará el agua hacia la superficie, permitiendo colectar una muestra significativa; y tan pronto como se ponga en contacto con el hielo del agujero, el cual se encuentra a -40°C, se congelará, sellándolo por completo. La misma presión con la que sale el agua evitará que cualquier partícula entre al lago. Es algo similar al mecanismo usado en las cámaras de flujo laminar, donde la inyección de aire hacia la cámara genera una presión positiva que evita el ingreso de cualquier partícula al área estéril.

El principal problema de la técnica es llegar hasta el lago. Para poder cavar un agujero de 4000 metros a través del hielo se necesita de un taladro especial de gran potencia. Pero la punta del taladro metálico alcanza el lago podría llegar contaminarlo. Además, los lubricantes y anticongelantes con los que funcionan estos equipos podrían matar a los microorganismos que están buscando. Así que para evitar esto, los investigadores han propuesto detener la excavación con el taladro mecánico 100 metros antes de llegar al lago. En este punto cambiarán la forma de horadar usando una lanza térmica equipada con una cámara, la cual derretirá el hielo hasta alcanzar el lago.


Durante los últimos años se ha venido excavando hasta alcanzar el lago Vostok, sin embargo es una tarea sumamente difícil ya que el hielo no se mantiene estático en el mismo lugar por siempre, tal como si fuera un río tiene una corriente, un flujo que desplaza la gran masa de hielo deformando el agujero. Por otro lado, debido a las condiciones climáticas, las excavaciones sólo se realizan durante el verano antártico.

Por estas razones, el equipo ruso tuvo que cancelar el trabajo a escasos 29 metros de la meta, esto debido a que el invierno antártico se aproxima rápidamente, poniendo en peligro más de 20 años de espera por este momento. El equipo planea llenar el agujero —que actualmente tiene 3749 metros de profundidad— con kerosene, esto para evita que se congele durante el invierno. Sin embargo, muchos se oponen a esta idea porque podría contaminar no sólo el lago Vostok, sino otros lagos sub-glaciales aledaños. Lo que sí se sabe es que no podrá alcanzarse el lago durante este verano.

¿Por qué es tan importante investigar este lago?… Les tengo un par de respuestas:

La primera tiene que ver con la evolución de la vida en la Tierra. Es muy probable que existan ciertas especies de organismos desconocidos para la ciencia, principalmente arqueas extremófilas, capaces de vivir en ausencia de luz y a bajas temperaturas, algo que no ha sido encontrado hasta ahora en el planeta. También es probable encontrar organismos que han vivido ahí, con pocas variaciones genéticas y morfológicas, por millones de años. Las condiciones ambientales del lago Voatok han sido constantes por millones de años, por esta razón los organismos que ahí podrían habitar no han tenido la necesidad de mutar o adquirir nuevas características para adaptarse a su entorno. Esto ayudaría a entender como han evolucionado nuestros genomas ante los cambios ambientales constantes de la superficie.

La segunda es que este lago se asemeja a muchos de los lagos que pueden estar presentes fuera del planeta, como en las lunas Europa o Encélado de Júpiter y Saturno, respectivamente. Estas lunas poseen superficies cubiertas de hielo, pero se cree que bajo este manto y con ayuda del calor emitido por el núcleo del satélite, pudiera existir lagos con agua líquida, capaces de almacenar formas de vida similares a las que se podrían encontrar en el lago Vostok. Además, de ser exitosa la perforación y colecta d muestras, podrían usar la misma técnica para investigar las lunas de Júpiter y Saturno en el año 2020, año en el que está planeado enviar la primera sonda de exploración a Europa.

Ahora un espectacular diagrama elaborado por la National Science Foundation:


Vía | Wired Science.

1 comentario:

  1. Es apasionante para mí este acontecimiento. No sé por qué me cutiva así.Haganlo bien amigos.

    ResponderEliminar

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...