11 enero, 2011

Se descubre el primer exoplaneta rocoso

El día de ayer, la NASA anunció el descubrimiento del primer exoplaneta rocoso. La misión Kepler fue la responsable de confirmar este descubrimiento, por esa razón este nuevo exoplaneta fue llamado Kepler-10b. La estrella sobre la cual orbita este exoplaneta tiene casi el mismo tamaño que nuestro sol y se encuentra a unos 560 millones de años luz de distancia.

El planeta fue observado por primera vez en julio del 2009, y tras 8 meses de constante observación y análisis usando el fotómetro ultra precisos con los que cuenta el Kepler, se pudo medir la cantidad de brillo que la estrella perdía cada vez que el planeta pasaba frente a ella. El planeta bloqueaba tan sólo el 1/10,000 parte del brillo total de la estrella. Es como si la estrella estuviera conformada por 10,000 reflectores y apagaras uno de ellos.

Gracias a estos datos, los científicos de la nasa pudieron calcular el tamaño, densidad y distancia del planeta con respecto a su estrella. El Kepler es la primera misión de la NASA capaz de detectar exoplanetas similares a la Tierra que están ubicados cerca a la zona habitable de su sistema solar. Sin embargo, en este caso, no fue tan así.

El planeta orbita alrededor de su estrella cada 0.84 días terrestres, o sea, para Kepler-10b, un año dura menos de un día. La distancia de Kepler-10b a su estrella es de tan sólo de 3 millones de kilómetros, 20 veces más cerca que Mercurio al sol. Debido a la cercanía de su órbita, el planeta muestra la misma cara a su estrella, tal como la luna lo hace con la Tierra, así que las temperaturas en su superficie deben ser de miles de grados.

Con respecto a la cantidad de brillo que bloqueaba, Kepler-10b tiene un tamaño de 1.4 veces el diámetro de la Tierra, lo cual es sumamente fascinante ya que se convierte en el exoplaneta más pequeño encontrado hasta el momento.

Los investigadores también fueron capaces de medir los pequeños cambios en el espectro de la estrella, llamado efecto Doppler, causado por el efecto gravitatorio que ejerce el planeta sobre su estrella. Con estos valores se pudo determinar la masa del planeta, el cual era unas 4.6 veces el de la Tierra.

Entonces, en función a su tamaño y masa, los científicos calcularon su densidad, la cual era tan alta que no podría ser explicado de otra forma que siendo un planeta rocoso. Estas conclusiones se lograron también gracias al uso de las “estrellamotos” (vibraciones en las capas externas de las estrellas) que, tal como en una ecografía por ultrasonido, nos permite ver las capas más internas y analizar sus propiedades con una precisión asombrosa.

En fin, este ha sido un gran descubrimiento por las implicancias que traerá. El primer planeta rocoso encontrado fuera de nuestro sistema solar, con un tamaño similar al de la Tierra. A pesar de esto, se encuentra muy lejos de ser habitable, es más, debido a la cercanía con respecto a su estrella es muy probable que no sea tan sólido, sino más bien fundido, esto dependerá de su composición, algo que nuestros instrumentos no han podido detectar.

Aquí el video oficial preparado por la NASA:

http://www.nasa.gov/multimedia/videogallery/index.html?media_id=49589801

Vía NASA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...