19 enero, 2011

¿Existen relaciones genéticas entre los amigos?

Los humanos, al ser una especie más desarrollada, establecemos relaciones sociales no solo con el único fin de reproducirnos. Aunque pareciera que nosotros elegimos a nuestros amigos libremente, los genes podrían jugar un papel importante en la formación de las relaciones amicales, ya que si hay semejanzas o variaciones en genes específicos relacionados con la socialidad, estos podrían influir al momento de relacionarnos con otras personas. Además, estas semejanzas o diferencias estarían sujetas tambiñen a la selección natural.

En humanos se ve muy a menudo que las personas se asocien y formen grupos con otras personas similares a ellas (homofilia). Sin embargo, el fenotipo puede estar influenciado por el ambiente y la sociedad a diferencia del genotipo, que no es susceptible a cambio. Pero, el genotipo si está sujeto a un proceso de selección, el cual se puede dar a ciertos niveles: La estratificación de las poblaciones, donde los grupos humanos se establecen en una región geográfica, se adaptan a ella y reducen la migración, siendo más probable que las personas se hagan amigos con otras personas que se encuentran geográficamente próximos; la elección de amigos con genotipos similares, a pesar que uno no pueda ver los genes de la otra persona, pueden guiarse por el fenotipo; la elección de amigos según los ambientes donde frecuentan, que muchas veces presentan fenotipos similares basados en genotipos similares.

Ejemplos de estos tenemos varios. Los gorditos se harán más amigos con otros gorditos porque poseen el mismo alelo del gen fto, que es responsable de ser propensos a la obesidad. Otro ejemplo son las universidades, donde las personas se hacen amigos principamente de gente de su misma facultad y hasta se ven grupitos de amigos que en todos los examenes sacan buenas notas, los tradicionales grupo de los "chancones". Su elección se basa en base a sus habilidades cognitivas, las cuales están influenciadas por el genotipo.

Pero, también viene la heterofilia, donde las personas forman grupos con personas completamente diferentes, tanto genotípica como fenotípicamente. Esto es bastante común en las parejas de enamorados o en las relaciones laborales, donde el personal seleccionado posee diferentes habilidades.

Entonces, para determinar si los genotipos pueden jugar un papel importante en la formación de las relaciones amicales, el reconocido profesor James Fowler de la UC San Diego, analizó una base de datos del Estudio Longitudinal Nacional de la Salud Adolescente (Add Health) y del Estudio del Corazón de Framingham (FHS Net), la cual tenía información de las secuencias de seis genes (DRD2, DRD4, CYP2A6, MAOA, SLC6A3, y SLC6A4) y las relaciones de amistad de los participantes.

Al relacionar los datos genéticos con los datos sociales observaron que dos genes estaban distribuidos de una manera peculiar dentro de las redes sociales establecidas. Los grupos de amigos poseían las mismas mutaciones en el gen drd2 (receptor de dopamina D2), lo que indicaba cierto grado de homofilia. O sea, sin darse cuenta, las personas eran amigos de aquellas personas que poseían un mismo genotipo de drd2. Por el contrario, en estos grupos de amigos, el gen cyp2A6 (gen de un citocromo) tenía un genotipo completamente diferente y no tenía relación dentro de los grupos de amigos.


Esto indica que las relaciones de amistad no siempre están sujetas a la estratificación poblacional o a la similaridad de habilidades o lugares donde frecuentan. Sin embargo, las funciones específicas de estos genes no están bien definidas, se cree quen drd2 esta involucrado con la preponderancia al alcoholismo y cyp2a6 con la sociabilidad. Por eso, es bastante común ver a una persona que le gusta el trago, tener amigos que también les gusta el trago, ya que pueden tener un genotipo de drd2 similar. También se cree que puede haber una ventaja al tener amigos con genes similares, a pesar que no nos reproduzcamos con ellos, porque puede mejorar nuestra aptitud biológica (fitness) . Por ejemplo, si tenemos amigos sanos y con mayor resistencia a las enfermedades, nosotros también estaremos sanos, además potenciaremos esta resistencia porque el agente infeccioso no encontrará un hospedero débil donde desarrollarse dentro de nuestro entorno social. 

Pero también recordemos que nuestro comportamiento, y por lo tanto, nuestra socialidad están bajo la influencia de muchos genes, así que usar los SNPs sólo en dos genes no es un resultado significativo, ya que estab relación pudo haber sido una coincidencia, a pesar que para reducir el efecto del azar Fowler et al. quitaron de los datos a aquellas personas que tenían relaciones de parentesco, para evitar que su similaridad genotípica debido a que forman parte de la misma familia interfiera en los resultados.

Aún así, primero deben determinarse que genes están involucrados directamente en nuestra sociabilidad y relación de amistad con otras personas y después ver y agrupar las mutaciones y determinar si existe alguna relación de similaridad o diferencia dentro de los grupos de amigos. Sin embargo, también creo que esto depende mucho de la influencia social, ya que hay poblaciones donde son más cerrados socialmente que otras, y es muy difícil entrar a sus círculos sociales o hacerse amigos de ellos si no somos fenotípicamente iguales a ellos. Pero, ¿la influencia social dependerá de si tenemos o no determinados alelos?

Referencia:

Fowler, J., Settle, J. E. & Christakis, N. A. Proc. Natl Acad. Sci doi:10.1073/pnas.1011687108 (2011).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...