08 enero, 2011

Cantinfladas de los periódicos locales #2

Otra vez vuelvo a renegar, creo que ya había sido suficiente la primera vez, pero ahora El Comercio me sale con otra tontería: “Comer ciertos alimentos durante el embarazo decidirían el sexo del bebe”.

image

Quisiera saber quien es el responsable de este atentado contra la ciencia, creo que hasta un niño de primaria sabe que el sexo del bebé es determinado por el espermatozoide, quien es el que porta uno de los dos cromosomas sexuales, o bien el X o bien el Y, ya que el óvulo sólo posee el cromosoma X.

Miren lo que dice la nota: “Los alimentos que las madres consumen durante la gestación, podrían influir en el sexo del bebe. Un estudio holandés permitió conocer que el 80% de las mujeres que hayan llevado una dieta alta en calcio y magnesio dieron a luz a niñas, según informa el diario “The Telegraph”.

Debo reconocer que en este caso la cantinflada lo cometió The Telegraph ya que ellos son los que publicaron la nota original de la cual El Comercio se colgó. Pero, en primer lugar, The Telegraph no es una revista científica arbitrada que publica estudios científicos serios, así que las cosas que menciona no deben ser tomadas como realidad científica, a menos que la fuente de su información si sea un estudio publicado en una prestigiosa revista o por lo menos un comunicado de prensa oficial de la institución donde se llevó a cabo el estudio.

The Telegraph habla sobre un supuesto estudio que duró 5 años y fue realizado en Holanda, en una tal Universidad de Delft y otra de Maastricht, pero dicho estudio no ha sido publicado en ninguna revista científica, así que no puede ser confirmada la validez de sus afirmaciones. Otra cosa extraña que dice este artículo es que los alimentos ricos en potasio aumentan las probabilidades de tener un hijo varón mientras que los alimentos ricos en calcio y magnesio, aumentan las probabilidades de tener mujer. ¿De donde sacan esto?, nadie lo sabe, claro… a excepción de Annet Norlander, biólogo(¿?) de aquel centro de investigación.

Si bien este artículo no dice nada de que los alimentos ricos en calcio y magnesio fueron consumidos durante la gestación —algo que El Comercio afirma rotundamente— si sugiere que las mujeres participantes mantuvieron dicha dieta antes de quedar embarazadas ya que se les pidió que conciban al bebé en un momento específico de su ciclo de ovulación.

La explicación que dan es que se altera los niveles de dichos minerales en la sangre volviendo a los óvulos “más receptivos para los cromosomas femeninos”. ¿Escuché bien?… Cromosomas femeninos (plural), que yo sepa el espermatozoide sólo carga un cromosoma sexual, el cual puede ser X (femenino) o Y (masculino), en singular, sin “S”.

Bueno, como van las cosas, creo que tendremos más cantinfladas próximamente. Ciertamente, es una pena. =(

Actualización:

Gracias a la gentileza de un lector, me alcanzaron el artículo original, el cual fue publicado en una revista llamada Reproductive BioMedicine Online, con un factor de impacto no bueno pero si respetable (2.380). Así que me retracto en la parte que dice el artículo no fue publicado en una revista arbitrada, aunque la calidad e importancia de la revista lo sabrá mejor un especialista en el tema.

Bueno, el artículo dice que la combinación de dietas bajas en sodio y potasio pero ricas en magnesio y calcio junto al tiempo de copulación y el intervalo entre la copulación y la ovulación, mejora las chances de tener una niña. La dieta no es durante la gestación. Sin embargo, este estudio me parece que no está muy bien hecho ya que pareciera que los resultados han sido tomados de tal manera que se vea este efecto. Les explico por qué:

En primer lugar, se tomaron a 172 parejas voluntarias que querían tener una niña, de las cuales a 150 empezaron con el tratamiento de las dietas ricas en calcio y magnesio. Las mujeres eran monitoreadas constantemente para ver sus niveles de minerales en sangre. Pero aquí vienen un par de cosas que carecen de sentido:

Based on mineral blood values and timing of intercourse of 28 participants, a prediction rule for conceiving a girl was constructed and was tested prospectively for validity on a subsequent group of 50 women. In this group, 21 women satisfied the criteria of the prediction rule and 16 gave birth to a daughter. It is concluded that the combination of maternal diet with timing of intercourse is capable of increasing the probability of conceiving a girl (Palt=alt0.005). The observed percentage of female babies for all 32 women satisfying the prediction rule was 81% (95% confidence interval 68–95%).

Los valores de minerales en sangre y la duración de la copulación fue tomado de 28 participantes, y la regla predictiva para tener una niña basada en la dieta y copulación fue aplicada a un grupo de 50 mujeres, de las cuales 21 cumplían con los criterios y de ellas, 16 tuvieron una niña. Entonces, en este caso sería el ~76% (16/21 x 100%), pero Noorlander et al. concluyen que el porcentaje de niñas para las 32 mujeres que cumplían con la predicción fue del 81%. Total, ¿son 21 o 32 las mujeres que cumplían con la regla predictiva? ¿Y por qué considerar sólo a ese pequeño grupo, si se les hizo el tratamiento a 150 mujeres?.

Aquí viene mi duda, los resultados fueron obtenidos en base a los criterios o los criterios fueron tomados en base a los resultados. Ya que algo sencillo es tomar a todas las mujeres que tuvieron una niña y ver que características eran semejantes en ellas antes de la copulación, y asumir que es esta característica es la que favorece tener una niña.

Bueno, es mi parecer ya que no soy un experto en biología reproductiva, no se si la cantidad de minerales en sangre pueden afectar o favorecer a un espermatozoide con un determinado cromosoma sexual. Pero, si se que los espermatozoides tienen las mismas chances de fecundar un óvulo sea cual sea el cromosoma sexual que cargan ya que la velocidad y la capacidad de entrar al óvulo dependen principalmente de sus mitocondrias y la hialuronidasa, respectivamente. Además, los genes asociados a la expresión de la hialuronidasa se encuentran principalmente en el cromosoma 3, y no en los cromosomas sexuales. Así que tanto el espermatozoide con X y con Y tendrán las mismas facilidades o dificultades para entrar al óvulo, cualquiera sea la composición mineral de la sangre.

1 comentario:

  1. Anónimo9/1/11 08:00

    A.M. Noorlander, J.P.M. Geraedts, J.B.M. Melissen. Female gender pre-selection by maternal diet in combination with timing of sexual intercourse – a prospective study.Reproductive BioMedicine Online - December 2010 (Vol. 21, Issue 6, Pages 794-802, DOI: 10.1016/j.rbmo.2010.08.002)

    ResponderEliminar

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...