07 noviembre, 2010

Plan estratégico para conservar la Biodiversidad 2011-2020

Por Prof. Norberto Ovando*

Concluyó en Nagoya (Japón) la reunión de la décima Conferencia de las Partes (COP-10) del Convenio sobre la Diversidad Biológica de Naciones Unidas, sin definir una fecha concreta para detener la pérdida de biodiversidad.

clip_image002

Pérdida de Biodiversidad

El importe anual de la pérdida global de los servicios que nos ofrece la biodiversidad equivale a 50.000 millones de euros.

Unos 3.000 millones de personas dependen del mar y sus costas, 1.600 millones de los bosques y 1.000 millones de los humedales, lo que supone más del 70 % de la población mundial.

Se esperaba que nuestros gobiernos ya hubieran alcanzado una reducción significativa de la tasa de pérdida de la biodiversidad, pero una vez más han vuelto a fracasar, sucumbiendo demasiado a menudo al poder de los intereses comerciales cada vez que han tenido que elegir entre favorecer los beneficios de unos pocos o la protección de determinadas especies.

Pensar en frenar la pérdida de biodiversidad mundial es algo muy difícil, para tener algún logro se deberían combinar, la creación de nuevas grandes áreas protegidas y dar un viraje hacia una producción y un consumo sostenibles. Pero realizando estas acciones, sólo podremos reducir la proporción de pérdida de biodiversidad, pero no detenerla.

Acuerdos

Se llegó a un nuevo acuerdo para frenar la desaparición de la naturaleza que sostiene la vida humana. Los 20 objetivos estratégicos acordados para el 2020 y conocidos colectivamente como "Objetivos de Aichi", fue firmado por 190 estados miembro del Convenio sobre la Diversidad Biológica, el mismo incluye un compromiso para reducir a la mitad la proporción de pérdida de especies para 2020.

También se logró aprobar, a pesar del desacuerdo de algunos países y la ausencia de EE.UU., un acuerdo general no vinculante que protegerá el 17% de las áreas terrestres y el 10% de las áreas marinas para el periodo 2011-2020.

Chantal Jouanno, a cargo de la cartera francesa de Medio Ambiente dijo que, "Pensar en resolver el problema de la pérdida de biodiversidad sólo con fondos públicos es una ilusión", las empresas privadas deben contribuir y esto es algo lógico, porque obtienen ganancias aprovechando los recursos de la biodiversidad".

La gran pregunta es si las metas acordadas en Nagoya son lo suficientemente específicas para alterar lo que para muchos es la gran tragedia: la pérdida de biodiversidad a un ritmo mil veces superior al considerado natural. Al menos un quinto de las especies del planeta están amenazadas de desaparecer.

clip_image002[4]

Logros

Se aprobaron 30 documentos sobre la conservación de la diversidad biológica de las montañas, de las aguas continentales, y de las tierras áridas y subhúmedas.

A pesar del desacuerdo de algunos países y la ausencia de EE.UU., se logró un acuerdo general no vinculante que protegerá el 17% de las áreas terrestres y el 10% de las áreas marinas para el periodo 2011-2020.

Entre los acuerdos, se destaca la aprobación del Protocolo sobre el Acceso y el Reparto de los Beneficios derivados de los Recursos Genéticos, cuyo principal objetivo es lograr que las ganancias generadas por las empresas de insumos farmacéuticos, cosméticos y otras, procedentes de los países megadiversos, sean compartidas con estos.

2020 y 2050

En el Plan Estratégico 2020-2050 que se debatió en Nagoya (Japón) durante la Cumbre de Biodiversidad, se puede leer: “Para 2050, la diversidad biológica se valora, conserva, restaura y utiliza en forma racional, manteniendo los servicios de los ecosistemas, sosteniendo un planeta sano y brindando beneficios esenciales para todos”. A priori todos estamos de acuerdo con estos principios, pero pensemos que el 2050 está aún muy lejos, que la pérdida de biodiversidad es constante, que los recursos naturales son finitos y que necesitamos decisiones científicas, políticas y económicas urgentes y ambiciosas para cumplirlos.

Conclusión

La Naturaleza es resistente, pero sin un respiro para recuperar la pérdida de animales y plantas, los bosques extinguiéndose; los océanos contaminados, los suelos y ríos asfixiados por los agroquímicos y las costas invadidas por la urbanización, el Planeta no se podrá restablecer.

El director del Fondo Mundial para la Naturaleza, Jim Leape, dijo que a pesar de las limitaciones del acuerdo "éste reafirma la necesidad fundamental de conservar la naturaleza como la base de nuestra salud y nuestra economía. Los gobiernos han dado un fuerte mensaje de que proteger al planeta es un tema central de la política internacional".

Julia Marton-Lefèvre, Directora General de la UICN aseveró que: “Aquí en Japón, la comunidad internacional se acercó más a la comprensión de que es hora de dejar de considerar a la naturaleza como fungible y los gastos relacionados con su conservación como una pérdida - es hora de valorar y conservar la naturaleza”.


* Presidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales - AAPN -
   Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN.
   Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP -
   Miembro Comisión Cuenta Atrás 2010 - UICN -

Colabora con BioUnalm.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...