11 agosto, 2010

Rusia: la ola de calor y una nueva amenaza nuclear

Rusia está viviendo la peor ola de calor de los últimos 130 años – de los cuales se tienen registros – aunque muchos meteorólogos dicen que es la más fuerte del milenio. Las temperaturas promedio son mayores a los 35°C y en muchas regiones alcanzan los 40°C. Aunque, esta ola de calor se siente en todo el continente asiático, donde en Japón, cientos de ancianos han muerto (Japón tiene la población más alta de ancianos en el mundo), y también en partes del continente europeo; es Rusia quien está viviendo los peores desastres debido a los incontables incendios forestales que se vienen desatando día a día, los cuales han matado a muchas personas y han desalojado de sus viviendas a miles de familias. Se calcula que son más de 500 mil hectáreas de bosques que se han perdido, y muchos de los animales que viven en esas zonas han muerto. Para que se den una idea de lo que va pasando, he aquí una espectacular galería de fotos:

[Ver la Galería completa AQUÍ]

Como pueden ver, muchas ciudades parecen que están en tinieblas por el espeso humo que las cubre, el cual agrava el problema porque hace que la sensación térmica sea mucho mayor a la temperatura ambiental. Además, los problemas respiratorios que acarrea este humo han puesto en riesgo la salud de todos lo habitantes. En Moscú, los niveles de contaminación, sobre todo, del venenoso monóxido de carbono, son 6.6 veces más altos de lo normal y así como los niveles de partículas suspendidas que son 2.8 veces más altos.

Los incendios y el humo que liberan pueden ser vistos desde el espacio, y si tienes el Google Earth instalado, podrás verlo. El calor excesivo, que no es normal es esta región del planeta, puede ser debido al calentamiento global, aunque hay muchas explicaciones que pueden darse, ya que, mientras que en Sudamérica la gente se muere de frío, en el hemisferio norte pasa todo lo contrario. Claro!, aquí estamos en invierno y allá en verano, pero las temperaturas son más bajas o más altas de lo normal (del promedio de los últimos años).

¿Y que tiene que ver esto con una amenaza nuclear?… Rusia es uno de los países que tenía la mayor cantidad de reactores nucleares, tanto de investigación como de producción de energía eléctrica. En la Guerra Fría, los centros nucleares de investigación eran usados para el desarrollo de bombas nucleares (bombas atómicas, bombas de hidrógeno, entre otras). Estos reactores nucleares siempre estaban ubicados en zonas un poco remotas, lejos de las ciudades internados en los bosques, esto con el fin de evitar cualquier accidente y así como ser descubiertos por los satélites espía. Una vez terminada la guerra, muchas de estas instalaciones fueron cerradas y los residuos radiactivos, productos de la fisión del Uranio fueron enterrados y sellados en sarcófagos de concreto, para evitar que la radiación pueda escapar.

Las llamas están alcanzando el Bosque Rojo (Red Forest), lugar donde estaba ubicada la ciudad de Pripyat y el centro nuclear de Chernobyl, el cual en el año 1986 causó el peor desastre nuclear de la historia. La potencia del reactor nuclear era alta (aproximadamente 1000MW) ya que era para producir energía eléctrica. Al estallar libero tanto material radiactivo al ambiente que países alejados sufrieron las consecuencias de la lluvia radiactiva. Pero, si bien han pasado casi 25 años, los suelos siguen sumamente contaminados con Cesio-137 y Estroncio-90, dos isótopos emisores de radiación. Para contener la fuga de radiación, el reactor nuclear fue enterrado bajo un sarcófago inmenso de concreto, sin embargo, las llamas están alcanzando esta zona y la seguridad que ofrecía esta estructura de concreto se ve amenazada. El Cs-137 y el Sr-90 tienen tiempos de decaimiento medios de 30 y 28.8 años, respectivamente, y para que sus niveles de radiación sean prácticamente cero, deben pasar 10 vidas medias, o sea ~300 años. Todavía no ha pasado ni una vida media desde la explosión, así que la radiactividad es un poco más de la mitad de lo que fue aquel día, lo suficientemente alta como para causar daños significativos si es liberado.

Otro reactor nuclear, actualmente en funcionamiento, que se ve amenazado por las llamas es el de Mayak, el que actualmente produce una serie de radioisótopos, elementos combustibles para reactores nucleares y, además, es centro de acopio de desechos radiactivos (armas nucleares decomisadas) y productos de fisión del Uranio. También el reactor nuclear de Sarov se ve seriamente amenazado por las llamas. Si uno de estos reactores sucumbe ante la fuerza de la naturaleza, se liberará tantos radionúclidos que generará una contaminación radiactiva que desplazará a la población de estas zonas y las tierras serán inhabitables por muchos años.

Por estas razones, el gobierno ruso está poniendo muchas fuerzas en controlar todos los incendios que se vienen desatando, sin embargo, son tantas las zonas afectadas, tan grandes y algunas muy remotas que el fuego sigue avanzando fuera de control. Además, la cantidad de gases de efecto invernadero que se están emanando al ambiente es tan alto, que todas las estrategias que se han tomado para reducirlos se habrán perdido.

Fuentes:

WiredScience.
JOTMAN.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...