15 enero, 2010

Los transgénicos son perjudiciales para la salud o no?

Hablar de transgénicos o Organismos Genéticamente Modificados (GMOs), siempre genera controversia; como una discusión entre cristianos y ateos sobre la existencia de dios, al parecer nunca se llegará a un acuerdo. Ambas partes tienen sus defensores, ambos presentan evidencias científicas del daño o de la inocuidad de estos productos. Como puede ser posible que dos estudios referentes al mismo tema generen resultados completamente opuestos? Alguno de los dos debe estar mintiendo, alguno debe estar manipulando ciertos resultados para su propia conveniencia; por esta razón ninguna de las investigaciones puede ser reproducida en otro laboratorio; más aún, si no se tiene acceso a los datos obtenidos de las investigaciones hechas por los mismos productores de semillas transgénicas como Bayer o Monsanto.

ResearchBlogging.orgAcabo de leer un artículo publicado en el International Journal of Biological Sciences, en el cual se analizan los efectos de tres variedades de maíz transgénico de Monsanto: el MON863 y MON810, ambos resistentes a insectos gracias a la toxina Bt producidas por los genes Cry3Bb1 y Cry1Ab del Bacillus thuringiensis; y la variedad NK603, tolerante al herbicida Roundup Ready®. Estas tres variedades ya han sido aprobadas para el consumo en Estados Unidos y Europa. Lo interesante de este artículo es lo comprensivo y explícito que es; aunque ha sido publicada en una revista no muy conocida ya que tiene un factor de impacto "no oficial" de 3,24. Me llamó mucho la atención que hayan tenido acceso a los datos confidenciales de los resultados obtenidos por la misma Monsanto en sus estudios realizados en ratas en el año 2002, esto gracias a que la corte Europea ordenó que se hicieran públicos en el año 2005.

Monsanto llevó a cabo su propio estudio con su maíz transgénico. Según sus propios datos estadísticos, no encontró ningún efecto crónico en la ratas después de 90 días de estudio. Pero, como se va a encontrar un daño crónico en solo 90 días? Para observar algún efecto crónico, como mínimo se debería hacer un estudio de dos años. En tres meses lo único que se podría observar es algún cambio metabólico, hormonal, nervioso, inmune o, tal vez, carcinógeno. Así que el sello de aprobación para el consumo pudo haber sido algo prematuro.

Los investigadores reportaron:

Los efectos se concentraron principalmente en la función hepática y renal, los dos principales órganos de desintoxicación de la dieta, aunque de diferente manera según el tipo de transgénico. Además, se han observado frecuentemente ciertos efectos sobre el corazón, las glándulas suprarrenales, el bazo y las células de la sangre. Dado que existen diferencias según el sexo en el metabolismo hepático y renal, los efectos causados sobre estos órganos es significativamente diferente según el sexo, tal como ha sido propuesto por otros investigadores. Por lo tanto, la conclusión de nuestros datos indican claramente que estas variedades de maíz GM inducen un estado de toxicidad hepatorrenal .... Estas sustancias nunca antes han sido una parte integral de la alimentación humana o animal y por lo tanto sus consecuencias para la salud de quienes las consumen, especialmente, durante largos períodos de tiempo, se desconoce en la actualidad.

En el 2007, se hizo un reporte sobre el efecto en ratas de la variedad MON863, usando los mismos datos que Monsanto hizo años atrás, y se encontró grandes discrepancias en los resultados. Si había un efecto tóxico en las ratas.

Monsanto respondió rápidamente a este último estudio (2009) de la misma forma como respondió al estudio del 2007 aludiendo que se usaron métodos estadísticos no tradicionales en estos dos estudios y que las fluctuaciones estadísticas se producen comúnmente en cualquier estudio grande con muchas variables, y la significación estadística, por sí sola, no determina si la observación se puede traducir en la prueba de riesgo. Según Monsanto, sus datos no son coherentes con la reglamentación establecida por los toxicólogos en las ratas. Además, Monsanto alega que la composición química y nutricional de un maíz GM es diferente al de un maíz normal. Para hacer un buen estudio y aislar solamente el efecto de la transformación genética del maíz, se debe comparar al maíz trangénico con su isogenético no transgénico equivalente.

Al parecer, lo que indica si un transgénico es o no dañino para la salud es la prueba estadística utilizada en el estudio. Para mí la pregunta más importante en este tema es: Cúale sería el mejor diseño estadístico para realizar un estudio de este tipo y por cuanto tiempo este debe prolongarse, hasta que no se puedan definir bien estas variables, ningunas de las conclusiones dadas será aceptable.

Referencia:

de Vendômois JS, Roullier F, Cellier D, & Séralini GE (2009). A comparison of the effects of three GM corn varieties on mammalian health. International journal of biological sciences, 5 (7), 706-26 PMID: 20011136

Vía Food Freedom.

Etiquetas de Technorati: ,,,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...