01 septiembre, 2008

Marcahuasi 2008-I: La Subida

Como cada ciclo, nuestra agrupación organiza una salida de campo e integración bióloga, en su cuarta edición nos fuimos a una de las 7 maravillas del Perú, MARCAHUASI ("casa de marca"), osea no es cualquier casa, sino una de marca. Bueno haciendo seria la cosa, significa "casa en el plano", osea casa en la pampa. Dejando de lado la etimología y los gentilicios, eso lo dejamos para los historiadores, nos metemos de lleno en la parte Bióloga.

Partimos de la curva de la Universidad, siguiendo la misma ruta de Zárate hasta chosica, con una china hasta el óvalo Sta Anita y de ahí con 5 lucresias hasta Chosica. Llegamos como las 5.00pm y nos dimos con la sorpresa de que ya no habían salidas a San Pedro de Casta, lugar de donde empieza la caminata hasta Marcahuasi, así que se contrató un carro, quienes aprovechando de nuestra nobleza, nos cobraron S/.180, no teníamos otra opción. Fue un viaje "todas las sangres", con la compañía de 2 amigos alemanes y una amiga austriaca. Durante el camino de 3.5 horas escuchamos la rica cumbia "... To day you Go, you Go, you Go, you Go...", gracias a Onda Cero, la única estación que sintonizaba en el bus. La carretera era fenomenal ... los primeros 2 kilómetros, de ahí se convirtió en una montaña rusa sin arneses de seguridad, pero era parte de la aventura, creo que por eso no arreglan la carretera, para darle más emoción al viaje, lo cual genera más turismo y más ingresos.

Al llegar a San Pedro de Casta, nos dispusimos a ordenarnos los 19 en un cuarto de 5m2, pero como no entrábamos, nos separamos en 4 cuartos, para tristeza de unos y felicidad de otros. Salimos a hacer un CityTours por el pueblo, buscando algún bar o discoteca, pero al parecer, estaban cerrados por que era martes. Tomamos el rico lonchecito, galletas soda con atún, también habían salchipapas y caldito de pollo. Después de un rato regresamos a dormir, ya que había que levantarse temprano para la caminata.

Tras una larga noche de soroche y Kenyi de enfermero, alistamos todas nuestras cosas, listos para partir, firmamos la hoja de registro y nos dividimos en grupos, en 3 horas estaríamos en Marcahuasi. Empezamos a caminar muy optimistas, por "el camino largo", menos empinado y más fácil de subir, el cual nos tomaría sólo 1 hora más a diferencia del corto. Llegamos al Cementerio del pueblo, a 100m de la plaza y ya no teníamos aire, ya nos estabamos arrepintiendo de subir, pero aún era muy temprano para rendirse.

Ibamos con buen ritmo ... los primeros 5 minutos, cuando empezaron los primeros problemas, la altura, la falta de oxígeno, mejor dicho: "la baja presión parcial de oxígeno" y el atún en mal estado cobró su primera víctima, pero esto no le impidió seguir adelante a nuestra amiga Elena. Llegamos a la "primera parada"... bueno en teoría el mirador debería haber sido el primer descanso; pero ya íbamos como en el vigésimo séptimo. No era por que íbamos lentos, sino porque apreciábamos mejor los paisajes y nos deteníamos a observar todas las especies de arácnidos y coleópteros que abundaban en el camino, además recolectábamos muestras, aplicábamos lo aprendido en los cursos llevados en la universidad y ayúdabamos a los más necesitados. Al mirador llegamos con un retraso de 30 minutos con respecto al primer grupo, pero aprovechamos para tomarnos unas fotos y un comer un pequeño refrigerio.

Después de unos 10 minutos de descanso, seguimos caminando, a paso lento pero... bueno a paso lento nomás. El camino nunca se ponía plano, preguntábamos a la gente que subía con sus burros como era el camino y nos decían muy cruelmente: "así es hasta allacito, de ahí es plano ... solo esta parte es subida ..." nos vieron la cara de huantinos, el camino nunca se enderezaba, cada vez era más empinado. A parte de la altura y la baja presión parcial de oxígeno, cada uno debía cargar 3 litros de agua, 5 latas de atún, las bolsas de dormir y carpas y el líquido elemento, eso sí lo cargaban sin quejarse. Después de caminar por 3 horas, según lo pronosticado al partir de San Pedro de Casta, llegamos a lo que se suponía era la segunda parada, una cabaña con una banca, que emoción, ya nos sentíamos cerca de Marcahuasi, ya sentíamos tocar las piedras con forma de ... piedras, hasta que vimos nuestra cruda realidad, un pequeño cartel color azul con letras blancas que decía: "Portachuelo Camino corto (Cabaña) Camino largo (Anfiteatro)"... Recién estábamos en el cruce del camino corto y camino largo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Sentimos como si se cayera el mundo en nuestros pies, como jalar con 10.49, pero teníamos que seguir caminando. Cada vez con más lentitud avanzábamos, pero a lo alto un majestuso cóndor nos hizo sentir un momento de paz y saber que por lo menos la caminata era recompensada, aunque lo veíamos muy lejos, más lejos de lo que lo vimos en el Bosque de Zárate, se notaba cláramente si cuello blanco, bueno... para mí seguía siendo un gallinazo grande con una mancha blanca. Además pudimos apreciar aguiluchos, cernícalos, gavilanes, burros y perros. El camino cada vez se hacía más tortuoso hasta que por fin llegamos al 2do desvío, hacia la fortaleza y el anfiteatro. Ahora sí estábamos cerca, ya podíamos apreciar el portal con la entrada al anfiteatro, ahí a lo cerca, según un señor que subía a 30 minutos.

Bueno, este último tramo fue el más duro de todos, personalmente, ni las 9 horas y media de caminata hasta el bosque de zárate con todo y guitarra me había costado tanto como este último tramo, nadie se diganaba bajar a ayudarnos, hasta que a lo lejos avistamos a nuestro amigo Raúl (Al1) y Jerico que bajaban a apoyarnos. Este último tramo lo hicimos en algo más de 45 minutos, las piernas ya no respondían, las aves carroñeras volaban a nuestro alrededor, esperando que caigamos rendidos a sus pies, finalmente llegamos al anfiteatro, una especie pampa dentro de un lugar cerrado por las rocas. La hicimos en 5 horas y media, 1 hora y media más que el primer grupo, pero la hicimos. Almorzamos, en la carta había unos deliciosos Trozos de Caballa al aceite, Grated de Atud al aguita, Filetes de Sardinas en su punto, Sólidos de Atún con galletas de agua, la carta era muy diversa, tal como en el mejor restaurant gourmet de Lima. Se terminó el almuerzo y todos a descansar.

To be continued... (Tu ve la continuada...)

Mira todas las fotos en nuestro ALBUM DE FOTOS, o haz click AQUÍ

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...