07 junio, 2008

"Vao a Cochahuayco"

Era el fin del ciclo 2007 II, y la idea de un viaje resonaba cual rumor fuerte entre todos los estudiantes, en ese entonces Cachimbos, de la carrera de Biología. Se hicieron frecuente preguntas como: ¿Tienes carpa? ¿Sleeping? ¿Vas a viajar? Si la respuesta era Sí, te correspondían con una sonrisa, si la respuesta era “no” seguían frases como: “¿Por qué no?” “No seas monce”. “Vamos”. “Anímate, todavía tienes tiempo” “¿Qué no hay carpa? No importa duermes en la mía” “¿No tienes sleeping? No importa llevas tu frazada”. La idea de un viaje era espléndida y de cierto modo alentador para acabar bien ese ciclo “una recompensa al final de tanto esfuerzo” era un pensamiento reconfortante y la idea de pertenecer a esa aventura era simplemente atractiva. Todo era perfecto, todos se habían animado, eran tantos que esa promoción era de 20 e irían 40. Pero algo pasó, un punto de quiebre que hizo descender las estadísticas de lo que viajarían y los ánimos parecían estar viniéndose en pique. Sin embargo hubo quienes a pesar de la duda de viajar o no, se decidieron y chaparon su maleta, mochila, bolsa (no importaba, la cuestión era viajar), la llenaron con lo necesario, ropa, comida…y maracuyax, y fueron con sleeping en mano directo al viaje.

"El punto de encuentro: Cruce de la Av. la molina con Av. Javier Prado...al lado del casino...HORA: 7:00 AM EN PUNTO. Los q no llegan… los dejamos. OJO: en punto eh…Así q tomen sus precauciones y preparen todo para llegaar antes de las 7:00 AM, para q no hay problemas. REPITO: 7:00 AM.
Recuerden llevar sus “sleepingas” y sus carpas los q tengan, los q no intenten conseguirse una…más vale q sobren a q falten.
CUIDENSE MUCHO Y LOS ESPERAMOS........Además de lo dicho, lleven ademas: muchas ganas de aprender, dejen las niñerías en casa (al primero q se pone a llorar lo dejamos), respeto por la naturaleza y un hígado bien preparado jajaja. ¡NOS VEMOS!
"

¡7:00 en punto! ... la gente llegó a las 7:30 ¬¬ y todos 7:40 ya habían llegado xD. Todos venían bien armados, su equipaje listo y todo preparado para viajar.
Los carros partieron a las 8:00 am directo a otro que no llevaría a nuestro destino: Cochahuayco. Daniel había vivido su niñez ahí y su casa quedaba en este pueblo, así que sería un lugar conocido y tendríamos la garantía de explorar las partes más interesantes. Aquí pongo información sobre Cochahuayco para darse una idea de dónde queda:

COCHAHUAYCO (información)


Mapa sacado de
http://www.clubdeexploradores.org/


UBICACIÓN : Distrito de Antioquía, valle de Lurín, provincia de Huarochirí, cuenca de Lurín.
ACCESO: a 6 Km de Antioquía hacia el este.DESCRIPCIÓN: a 1620msnm. Zonas de camping y extensiones de cañaverales.

El paisaje parecía darnos la bienvenida en el camino. Ya estábamos cerca y algo que llamó la atención de todos fue el estilo de unas casas, todas pintadas con flores “el mundo de la ilusión” se escuchó por ahí. Era el desitrito de Antioquía y no había pared alguna que no estuviese decorada o pintada con flores o frutas o estrellas, como se ve en la siguiente imagen).


Siguiendo el camino llegamos al fin a Cochahuayco. Nos presentamos entre todos, vimos lo que haríamos en este viaje, nos indicaron los puntos a visitar y nos fuimos a la casa de Daniel. Aquí es donde comenzó la aventura, esta es una bitácora que más o menos cuenta todo lo que pasó:

DÍA 1- en la tarde - La subida:
La casa de Daniel ra la casa más alta del pueblo. Dejamos las cosas adentro y sacamos lo necesario para nuestra primera meta: subir el cerro. Carlos y Daniel fueron a recoger unas cañas que nos ayudarían en la subida. Cada una la escogería al estilo Harry Potter cuando escogió su varita (al menos yo lo sentí así), así cada quien escogió la más cómoda y nos encaminamos a la falda del cerro. Empezar fue fácil, pero se ponía más difícil siguiendo el camino (sobre todo para quien escribe, que olvidó llevar zapatillas con agarre y se resbalaba en cada paso ¬¬). En el camino hubieron cactus (duelen mucho... lo digo por experiencia) y rocas falsamente estables (lo que produjo uno que otro tropiezo). Nadie se podía caer porque el primero que se caía llevaría al otro, y este al que estaba más abajo como un efecto dominó. La sola idea de resbalarse no podía admitirse ya que era un trabajo en equipo y la meta consistía en llegar todos juntos. Creo que este fue el espíritu que encendía a cada uno las ganas de no rendirse nunca. Llegamos hasta unas ruinas cuyos habitantes parecían ser la chicharras( los que las veíamos por primera vez nos soprendíamso por el sonido que hacían ¡qué tal potencia de las condenadas!). Llegar a la cima fue reparador. Nos sentamos a evr el atardecer en grupo (adjunto una foto) y apreciamos a las cabras que parecían reunirse en torno al cerro. Si había costado subir, bajar sería más difícil, así que nos encaminamos en esa tarea. Dos de nuestros compañeros subieron aún más, loque les dio el apodo de "secreto en la montaña".


DÍA 1- En el atardecer- El cementerio:
Al descender, lo que fue otro gran reto (lo digo yo, con las zapatillas sin agarre) pasamos por el cementerio. Nos sentamos alrededor de la entrada del cementerio. Daniel contó la historia del féretro. Cuenta la leyenda (no soy el narrador de cuentos por si acaso) que el féretro salía en las noches cargado por figuras fantasmales e iba a casa de aquel que se encontrara enfermo. Al féretro se le merecía respeto. Entramos a verlo (yo de lejitos nomás, más por respeto que por miedo... eso creo)
Cenamos en el mismo lugar donde almorzaríamos todos los días: ¿El menú? Lomo Saltado, Tallarín Saltado, Chaufa (nos lo aprendimos de memoria).

DÍA 2 Madrugada- Ascenso en la noche:
Barriga llena, corazón contento. Reposamos (lo que fue muy reparador después de todo el esfuerzo peudo en cada paso... y en cada resbalón tambiñén) y saldríamos en una hora a ascender un camino más largo ¿nuestro propósito? Acamapar arriba y ver las vizcachas que aparecen sólo en la mañana. Nos encaminamos hacia allí. Una señora que nos vio a Daniel le dijo: "¿Qué hijo? Van a subir? ¿Tan tarde? Tenga cuidado ". La gente era muy amable allí. Todos siempre desmotraban su afecto y la hospitalidad era permanente. A nuestra aventura se unió un perro que nos habia dado la bienvenida al pueblo desde un inicio, ¿qué nombre le pondríamos? Le llamamos Blanca lo que fue muy extraño uando descubrimos que era macho. Ese perro era guerrero, cuando uno se sentía cansado él seguía como si nada, saltaba las rocas que nos costaba escalar y era como si te dijera !No te rindas!. El camnio fue largo (larguísimo) y mientras más se avanzaba uno se preguntaba constantemente cuál era el final. El objetivo parecía alejarse y parecía no tener fin. Llegamos hasta un lugar descamapado. Armamos las carpas (suave con eso xD) y despejamos el lugar para dormir bien. Lo cierto es que (como me dice mi amigo el chino) cuando uno se echaba sentía estar sobre piedras, (se notaba ke éramos novatos) y que no habíamos sabido despejar bien el lugar. Ahí corrieron unas "aguas" y nos fuimos a dormir. No teníamso muchos tiempo para descansar así que el tiempo de dormir era preciado. Nos encontrabamos durmiendo, soñando con vizcachas y piedras falsamente estables y el maracuyax cuando un grito ensordecedor despertó a varios. Una viuda negra se había metido a la carpa de las chicas (eran dos las que nos habían acompañado al viaje, Mónica y Olguita) y de un compañero. El primero que salió corriendo fue el último y Daniel fue a axuliarlas. A los 5 minutos se escuchó:
Olguita: !Otra araña!...
Daniel: (sonñoliento) Mátala tu...
Olguita: Ya la maté ¬¬...

DÍA 2- En la mañana-¿Amaneciendo con Vizcachas?:
Seguimos avanzando, todos teníamos mucho sueño, pero seguimos. Esquivamos los perros que cuidaban las ovejas de ese lugar y ascender se convirtió de nuevo en nuestra tarea. Llegamos hasta un lugar donde dejamos las cosas y descansaríamos hasta el amanecer, que sería la hora de ver las vizcachas. La hora llegó y nos encaminamos en un nuevo ascenso, esta vez silencioso (shhh el mínimo ruido podría haberlas espantado) La ilusión era grande! Esperamos… esperamos y …esperamos…y NO VIMOS NADA. Daba ganas de ponerle unas orejas de conejo a Blanca y hacerlo pasar por Vizcacha pero al final fue el reto de subir tan alto lo que no nos hizo sentir el viaje como inútil. Era aun reto que nos habíamos propuesto y que habíamos logrado en equipo. Lo cierto es que al ultimo día vimos dos cóndores Volando alto e imponiéndose con su negro plumaje Daniel estaba muy emocionado: “Ya ps no vieron vizcachas pero al menos están viendo cóndores” dijo. Era cierto, el dijo que en toda su vida, mientras había vivido allí, esa era la segunda vez que los veía, lo que nos hizo sentir privilegiados.


DÍA 2 Y DÍA 3- Madrugada- Noche de Maracuyax:
Después de que Carlos rompiera la llave (¬¬) y que uno de nuestros compañeros se tuviera que meter por un hueco (que le hizo doler una que otra costilla) entramos para lo más esperado: ¡El maracuyax! Empezamos abriendo una, corriendo en ronda. Había quienes no querían tomar mucho (como Moniquita, la única mujer que había quedado del viaje, después de que Alguita tuviera que partir antes que todos por algo pendiente que tenía en Lima). Cada uno era libre de tomar lo que quisiera (el chino también, a pesar de ese floro de no tener alcohol deshidrogenas, ese floro ya nos lo conocemos) A la cama se fueron los que no resistieron mucho, los que cayeron rápido (pollos xD en pocas palabras), pero esto no hizo que los demás no dejen el preciado maracuyax sin tomarse y como la noche era virgen las aguas siguieron corriendo.


DÍA 3- En la mañana- Regreso:
Nos levantamos relativamente temprano y nos fuimos a desayunar, alistaríamos las cosas para regresar. Dimos un último paseo por la ciudad. Fuimos al río a lavarnos (eran tres días sin bañarnos y ya se había hecho intolerable), pero decidimos no contaminar con champú ni jabón, así que esperábamos que todo valiera la pena. Siempre las despedidas son tristes, y dejar atrás un pueblo que nos había recibido en todo su esplendor nos daba pena. Se quedaron allí experiencias impregnas en cada esquina o en cada espina de cactus incrustada en nuestras ropas. Las alegrías y el compañerismo, y los retos cumplidos con optimismo (y por supuesto, el maracuyax compartido) son cosas que no se olvidarán nunca.

Aquí dejo un vídeo que recopila todas las fotos tomadas en Cochahuayco:


Aquí dejo de yapa un vídeo que demuestra los estragos ocasioando por la falta de sueño:


Sólo resta por agradecer a Daniel, por ofrecernos generosamnete su hogar, y a Carlos por acompañarnos en este viaje. Son detalles como éstos los que perduran toda la vida. Gracias
.

1 comentario:

  1. Dave mustaine2/3/11 22:55

    secreto en la montaña version megadeth?

    ResponderEliminar

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...